Medir para crecer - Sinnple

Independientemente de la facturación que nos haya podido traer, habríamos tenido un mal año en Sinnple si esos procesos no hubiesen servido para identificar mejoras.

A todos nos pasa. Sentimos que hacemos bastantes cosas por los demás. Por eso, en ciertos momentos empresas, empresas sociales o administraciones encargan una medición de su impacto social. Como demuestra este estudio en entidades sociales, nos acercamos a la medición de impacto porque queremos demostrar a los demás nuestro impacto, sean clientes, patronos, administraciones públicas, empleados,…

Sin embargo, lo más interesante de ese informe es que desvela otra realidad: pasado un tiempo el principal valor que ven a la medición de impacto es otro: es que nos permite mejorar, que nos permite enfocarnos mejor al impacto a producir, o reenfocar la estrategia.

La verdad es que no esperábamos trabajar tanto este año en medición de impacto social: sea con grandes empresas sociales, empresas delasdetodalavida, emprendedores, Programas de Emprendimiento Social o, empezamos ahora incluso, con convocatorias de ayudas de ayuntamientos. Pero, sinceramente, independientemente de la facturación que nos haya podido traer, habríamos tenido un mal año en Sinnple si esos procesos no hubiesen servido para identificar mejoras, para impulsar su impacto social, para “enganchar” a otros empleados a la innovación social o para marcarse nuevos retos.

No queremos dejar de pensar así. Porque eso nos condiciona todo. Nos condiciona la forma de encarar los proyectos y también las metodologías que elegimos. Quizá, por eso somos raros y no le hacemos apenas caso a GRI y hemos creado nuestra propia metodología más sinnple. O, aunque no nos cerramos a ninguna para entidades sociales, somos fans de cómo la metodología de Acumen crea pequeños cortocircuitos que nos obligan a enfocarte a la misión en cada paso.

Quizás eso nos hace perder clientes… Quizás… Pero creamos más impacto con lo que hacemos. Y eso, en momentos de balance como éstos, no tiene precio.

¡Que todo lo que habéis sembrado este año, el 2017 os lo recompense con muchos frutos!

Iñigo