Hackeado Volkswagen… ¿quién será el siguiente? - Sinnple

El futuro no pasa por flexibilizar las normativas, por callar a los accionistas “revienta juntas”. Hace tiempo nos atrevimos a afirmar que la innovación del futuro es social. Hoy estoy más convencida que nunca.

Después del megaescándalo de Volkswagen surgen muchas preguntas: ¿sigue haciendo falta un business case que demuestre el impacto de la RSC y la Ética en una empresa? ¿Cómo puede ser que VW fuera el nº1 del sector en los principales rankings de empresas sostenibles? ¿Es todo “decoración”, “postureo” y todo el mundo miente? ¿Cómo puede una organización sin ánimo de lucro, de 31 personas y un presupuesto en 2013 que no llega a los 12 millones de dólares, poner en jaque a una organización con más de 590 mil empleados y unos beneficios de 14.800 millones de dólares?

Repasando el impacto económico, y sin poner cifras porque éstas marean de la cantidad de ceros a la derecha que hay, tenemos: coste multa + descenso capitalización en bolsa + revisión de 11 millones de vehículos + previsible descenso de ventas (unos por sentirse engañados y otros por criterios medioambientales) + inversión de la campaña ThinkBlue tirada a la basura + inversión en campaña para levantar la imagen…

Pero, como apuntaba Antonio Argandoña en un post en Diario Responsable, lo interesante es la pregunta ¿por qué ha hecho esto Volkswagen? Cita un montón de respuestas (de excusas más bien) que cualquiera podríamos dar. Y ¿qué podemos hacer para que esto no se vuelva a repetir? No lo sé, lo que tengo claro es que es un movimiento que ya está aquí. Que las empresas no podemos quedarnos impasibles ante los objetivos sostenibles que nos está marcando el mercado. Que tenemos que dar credibilidad. Que la innovación social está pasando de ser solo una oportunidad a ser también un riesgo. El futuro no pasa por flexibilizar las normativas, por abandonar el “mantra” de la sostenibilidad, por callar a los accionistas “revienta juntas” o a los perroflautas ecologistas y solidarios. Hace tiempo nos atrevimos a afirmar que la innovación del futuro es social. Hoy estoy más convencida que nunca.

Iranzu

Nota 1: La respuesta a la credibilidad de los rankings de sostenibilidad da para otro post…llegará.
Nota 2: la imagen es de una campaña de Greenpeace contra Volkswagen en 2011 por no querer cumplir los objetivos marcados de reducción de emisiones…algo olía mal…