4 confesiones para construir un futuro juntos - Sinnple

A veces queremos ser de otra manera. Quizás más “estándar”. Y no nos damos cuenta de que esa diferencia nos hace mejores. Aquí te confesamos 4 reflexiones que nos ha dejado diciembre

La inercia nos empujaba a resumiros el año al estilo de la vieja escuela: unos datos positivos, nº clientes,… pero ¿por qué no contaros algo más “íntimo”? Esas reflexiones que han estado sobrevolando Sinnple sobre si hemos metido la pata, sobre tratarnos mejor o esa palmadita en la espalda que no se paga con dinero… ¿Tienes 5 minutos? Allá vamos:

  1. ¿Un pasito atrás para dar dos adelante?. No os podéis imaginar los prejuicios que teníamos sobre la medición de impacto desde que arrancamos Sinnple. Que si es todo decoración, que si no aporta impacto… 8 años dan para mucho y este año ha sido el de la consagración de nuestra equivocación y nos ha traído mucha medición de impacto. Hay un punto de rencor que lo curamos pensando que nos hemos esforzado en los 2-3 últimos años desarrollando nuevos servicios de medición. Así que nos vais a permitir el momento desahogo para justificar que ha sido, al menos, a nuestra manera (podéis pasar al punto 2).
    • Con entidades/empresas sociales hemos practicado una “re-orientación al impacto”. Un proceso que (sí, mide el impacto, pero que) ayuda a entender y medir mejor cómo provocar cada año más cambio social.
    • Con el resto de empresas hemos desarrollado y testeado (junto a Adegi – ¡gracias!-) un proceso que permite atraer a empresas (sobre todo, pymes) y ayudarles a dar el primer paso de un largo camino. E
    • Con Administraciones públicas y de la mano del gran Jon Abril (Elhuyar), hicimos lo mismo para convocatorias de ayudas públicas y esperamos despegarlo en 2019
  2. Millenials, ahora no. Hace un año os contamos que en 2018 íbamos a lanzar Impact Explorers. Un programa que ayudaba a sumar la innovación social a jóvenes “diferentes”. Pues bien, hemos tenido que plegar velas. En los últimos testeos y contrastes hemos visto que lo que habíamos diseñado molaba mucho. Pero teníamos un gran riesgo de que se fuesen descolgando a lo largo de los 12 meses y tener poco impacto en ellos. Cuentan con muchos frentes y gran presión por el futuro laboral. Y nuestra propuesta no encontraba ese equilibrio entre poder engancharles y hacer algo con impacto y sostenido en el tiempo. Llegará… ¡seguro! Pero en el caso de Impact Explorers tenemos que decir “hasta otra”.
  3. Sin complejos, todo cambia. Durante 2017 contamos con el apoyo de Sozializa para reaprender y conectar con nuestro proceso de venta innspiración. Y, sin darnos cuenta, en 2018 lo hemos sabido llevar a los pequeños detalles. De ahí ha nacido la idea de sinnplificar todavía más nuestros servicios (pronto noticias), de ofrecer un mix de servicio de consultoría + formación para que no nos necesites, de dejar de medir nuestro impacto ambiental, de plantar 1 m2 de bosque con cada pedido o hacer un plan de compra responsable a medida de una micro-pyme de servicios.
  4. ¿Estamos en el mismo barco?. Con más o menos éxito, pero siempre hemos intentado aportar sin esperar nada a cambio allí donde hemos ido. Nos hemos sentido parte de algo más grande que quiere hacer del mundo un lugar mejor. Donde todos somos necesarios, pero ninguno es suficiente. Eso nos hacía parecer raros a veces (¿quieres que aprenda para que no te necesite? ¿quieres hacerlo más sencillo y que valga menos tu servicio?)… Era el precio que había que pagar. Este año nos hemos dado cuenta de (irónicamente) lo mucho que nos ha beneficiado actuar así. También que es algo que se empieza a poner “de moda”. Y eso nos encanta. Tenemos mucho que aprender. Y también que aportar.

Iñigo